Y los apologistas de la Iglesia intentan justificar este crimen. Acabo de leer esta historia y se me revolvió el estómago.

A principios de la primavera de 1857 Warren S. Snow era el Obispo de la Iglesia en la ciudad de Manti, Condado de Sanpete en Utah, Estados Unidos. Snow tenía unos cuarenta años y estaba casado con varias mujeres, algo que era muy común en la época para los líderes de la Iglesia Mormona. Había una linda mujer en el pueblo y Snow decidió que también la quería como esposa. Ella le dijo a Snow que ya estaba comprometida con un hombre de su edad llamado Thomas Lewis quien también era miembro de la iglesia, así que no podía ni quería casarse con el.

El Obispo Snow, muy a la manera de José Smith, insistió que era la voluntad de Dios que ella se casara con él y no con Lewis. Ella mantuvo su decisión a pesar de que los maestros visitantes del barrio la visitaron y le aconsejaron que se casar con el Obispo Snow. Las autoridades del barrio también llamaron al joven Lewis y le ordenaron a que dejara ir a la joven mujer. Lewis también se opuso muy decididamente a esto a pesar de que le prometieron un sin fin de bendiciones, incluyendo el reino celestial. Lewis se mantuvo fiel a su prometida y dijo que prefería morir antes de darse por vencido y ver a su prometida en los brazos de otro.

Después de esto el obispo decidió mandar a Lewis a una misión a un lugar lejano para que así no tuviera problemas en su misión de forzar a la chica en convertirse en otra de sus esposas. Lewis se rehusó en ir a la misión.

“Cuando se haya completado esto, el no tendrá derecho de querer a esta mujer y ella escuchará razones cuando se de cuenta que su amado ya no es un hombre” – Obispo Warren S. Snow.

En Mayo de 1857 el consejero del Obispo Snow anotó que Lewis de 24 años se había vuelto loco después de que el Obispo lo había castrado por un crimen sexual no clasificado.

Un mes después de haber escuchado la noticia de lo que había hecho el Obispo Snow el Profeta Brigham Young dijo que sentía que debía sostener y aprobar sus acciones aunque el hermano menor de Young, Joseph, otra autoridad general de la iglesia desaprobó el castigo.

En Julio de ese año Brigham Young escribió una carta afirmando su consentimiento por la castración. Dijo: “Sólo déjalo ir y no digas más al respecto, pronto este tema dejará de estar en boca de las personas del pueblo.” eso fue lo que sugirió el Presidente de la Iglesia SUD.

Fuente: Reddit Ex Mormon Forum

La respuesta de FAIR Mormon es aún más interesante que la misma historia:

La historia popular dice que el supuesto crimen de Thomas Lewis de 24 años era quererse casar con una mujer quien era deseada por un hombre mayor como esposa plural. Se asegura que Brigham Young escribió una carta de aprobación de los hechos en 1857. Los hechos pasaron cuando Lewis era transportado a la cárcel en Salt Lake City a cargo de personas cercanas al obispo por un crimen no especificado. Toda la evidencia daba a entender que Lewis había cometido un crimen sexual y ya que el castigo tenía la aprobación del profeta sin duda se lo merecía.

Conclusión:

FAIR Mormon menciona que el Obispo fue quien ejecutó la castración, pero no menciona que el Obispo Snow era quien quería casarse con la prometida de Lewis. Hacen ver a Lewis como un criminal y gracias a que la iglesia era quien gobernaba en esos tiempo, (Brigham Young era el Presidente de la Iglesia y Gobernador de Utah), a los ojos de un verdadero creyente de la Iglesia Mormona este crimen podría ser justificado. Las personas de FAIR Mormon son unos desalmados y tratan a la verdad como una enfermedad.

Fuente de la imagen principal.

Musical Book of Mormon

Video que habla muy objetivamente sobre esta historia:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *