Ya hace varios meses compartí una publicación donde daba consejos para ser un buen anfitrión en Airbnb, ahora después de un año de estar rentando una de las propiedades que tenemos (es de mi hermano) estamos listos para rentar la segunda unidad. No es un trabajo fácil, es un poco estresante pero llega a ser muy satisfactorio. Conocer muchas personas nuevas, te llevas sorpresas algunas buenas y otras malas.

Hoy quiero platicarles mi experiencia y compartir que aunque ha habido retos en general todo esto ha sido muy positivo. Aunque no quisiera hacer esto por el resto de mi vida, por ahora es una buena manera de ganar dinero extra. Las bienes raíces siempre van a ser fructíferas y por lo general suben de valor, si tienes una propiedad que no usas o inclusive si puedes rentar alguna y subarrendarla te recomiendo mucho Airbnb, bueno depende mucho del área en el que esté la propiedad. Si vives un un ligar turístico sin duda es una muy buena idea.

Por lo general las propiedades se rentan de una vez a dos veces el fin de semana y si tienes suerte se puede rentar entre semana también. Puedes generar de 35 a 100 dólares extras cada semana. Gris y yo no somos dueños de las propiedades así que sólo nos toca una comisión por limpiar y administrar. Es como si fuera un empleado pagado por mi familia, no siempre lo siento justo pero es lo que hay.

Es importante mantener buena comunicación con los inquilinos y también describir muy bien tus reglas para que no haya mal entendidos. Por el momento no hemos tenido muchos problemas con las personas que han rentado, solamente ha habido algunos percances, pero nada grave.

Les comparto una reseña que me dejaron hace una semana, este tipo de cosas hacen que el trabajo valga más la pena:

image


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *